¿Por qué los gatos tienen bigotes?

Desde Yahaira Cespedes

Los gatos tienen muchas cualidades fisiológicas que les otorgan asombrosas habilidades atléticas; Una de las características más destacadas que comparten todos los gatos, que lo permite, es el bigote. Pero, ¿por qué exactamente los gatos tienen bigote?

La anatomía del bigote

Un error común que comete la gente es asumir que los bigotes de los gatos y el cabello humano son iguales. Los bigotes, a diferencia del cabello humano, son en realidad receptores del tacto. Estos pelos más largos y duros, también llamados vibrisas, están incrustados más profundamente en el cuerpo del gato que el pelaje superior más corto. Las vibraciones están firmemente conectadas al sistema nervioso y muscular sensible, enviando información ambiental directamente a los nervios sensoriales del gato, dándole una sensación mejorada y ayudando al gato a detectar y responder a los cambios en su entorno, algo así como el radar de un gato.

Los pelos táctiles del gato pueden ser más notorios en ambos lados de la nariz y el labio superior de la cara. También puede ver un bigote más corto sobre cada ojo (algo así como cejas). Pero, ¿sabías que los gatos también tienen bigotes en la línea de la mandíbula y en la parte posterior de las patas delanteras?

¡No cortes el bigote de tu gato!

Otro error común es asumir que es necesario recortar el bigote de un gato. Algunos gatos, como Devon Rex, incluso tienen un bigote rizado en la cara, por lo que puede pensar que no sería perjudicial alisarlos con un pequeño corte de pelo. ¡Te equivocarás!

Recortar, recortar o recortar el bigote de un gato es un gran no-no. Sin su pelo táctil, los gatos se desorientan y se asustan mucho. En resumen, los bigotes permiten a los gatos juzgar y dar sentido a su entorno. Los bigotes crecen, pero los gatos necesitan que sus bigotes permanezcan intactos de la misma manera que tú y yo necesitamos que nuestros sentidos se toquen para moverse. Es decir, los gatos usan sus bigotes de la misma manera que usamos los receptores táctiles a nuestro alcance para sentir en la oscuridad y advertirnos de situaciones potencialmente dolorosas.

Los bigotes de los gatos se separan y crecen de forma natural y deben dejarse solos.

Su sentido de elusión, incluso en la oscuridad.

Los gatos tienen un órgano sensorial al final de sus bigotes llamado propioceptor que envía señales táctiles al cerebro y al sistema nervioso. El propioceptor está relacionado con la posición del cuerpo y las extremidades, una parte importante de saber dónde se encuentra cada parte del cuerpo para que se puedan tomar decisiones sobre el próximo movimiento inmediato. Este órgano hace que los bigotes de los gatos sean muy sensibles incluso al más mínimo cambio en el entorno del gato. El bigote de un gato no solo ayuda a evaluar si cabe en un espacio estrecho (sin siquiera poder verlo), sino que incluso puede reaccionar a las vibraciones en el aire, por ejemplo, cuando un gato persigue una presa.

Los bigotes también sirven para que los gatos midan visualmente la distancia, razón por la cual pueden saltar con tanta rapidez y gracia en una repisa estrecha o sin lastimarse.

Ponerse de humor

Los bigotes tienen otro propósito además de actuar como sistemas de guía, rastreo y radar; también sirven como una especie de barómetro para el estado de ánimo del gato. Cuando el gato está descansando o contento, su bigote estará casi inmóvil. Pero si ve que el bigote se junta repentinamente y queda cerca de la cara del gato, esto puede ser una señal de que el gato tiene miedo.

Quizás cuando juegues a “perseguir el juguete” con un gato, notes que su bigote apunta hacia adelante. Esta es probablemente su “cara juguetona”, una señal de que su gato está en modo de caza.

El bigote también hace que sea bastante fácil saber cuándo está asustado o emocionado, porque cualquier pelo de su cuerpo se erizará, incluido el bigote, que apuntará casi completamente hacia adelante.

Los bigotes son una parte vital de la movilidad y la sensación de seguridad de un gato. Sin bigote, los gatos no podrían realizar las grandes hazañas acrobáticas que causan tanto asombro o protegerse de situaciones peligrosas.

Imagen: L. Whittaker / vía Flickr

.

Deja un comentario